CREAM TEA :: CLOTTED CREAM Y SCONES

A menudo nuestros clientes nos preguntan qué es la clotted cream, cuando la encuentran en nuestras estanterías. Es algo un poco difícil de explicar, pues en España no tenemos ningún producto que se le parezca o se asemeje. Podríamos decir que es un producto que es un término medio entre la nata y la mantequilla y, aun así, no sería del todo exacto.

En España estamos acostumbrados a tener nata líquida o nata montada. Pero en Inglaterra, de donde es originaria la clotted cream, tienen muchas más variedades. Su textura suave y cremosa se puede parecer a un queso de untar, pero es mucho más dulce. La materia grasa que contiene la acerca a los niveles de la mantequilla. Pero en realidad, es un tipo de nata (su nombre, literalmente significa “nata coagulada”).

La siguiente pregunta que nos suelen hacer es con qué se toma. La clotted cream es perfecta para tomar con scones, y por lo tanto fundamental para el Cream Tea.

Sigamos con las explicaciones: el Cream Tea, es el té que se toma por la tarde, acompañado de scones con clotted cream y mermelada de fresa. Es típico de regiones como Cornwall, Somerset, Devon…Una “merienda” más sencilla que el tradicional té inglés.

Los scones, son unos bollitos que se pueden acompañar de ingredientes dulces o salados. Están riquísimos. Y en contra de lo que se suele pensar, son muy fáciles de hacer. Te damos la receta para que los pruebes con la deliciosa clotted cream y tu mermelada preferida:

Receta Scones

Cream Tea

Receta para hacer scones:

Ingredientes (para unas 9 scones):

  • 225g de harina
  • 4 cucharadas de levadura
  • Una pizca de sal
  • 90gr mantequilla fría
  • 1 huevo
  • 75ml de leche fría

En primer lugar, precalentamos el horno a unos 180º y preparamos la bandeja con papel especial de horno.

Luego mezclamos la harina con la levadura y la sal. Añadimos la mantequilla fría troceada, y mezclamos con los dedos como si quisiéramos “hacer migas”. Cuando todo esté deshecho, hacemos un hueco en el centro de la masa y añadimos el huevo, previamente batido mezclado con la leche fría. Lo mezclamos todo junto haciendo una masa.

Estiramos la masa manteniendo un grosor de unos 3cm y cortamos los scones. Puedes usar un cortador redondo o hacer pequeños bollitos a mano. No tienen que ser perfectos.

Los colocamos en la bandeja y horneamos unos 12 minutos o hasta que estén dorados.

Se suelen tomar templados.

Comparte esta entrada



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies